El proyecto

DEMOCOPHES es un estudio piloto de investigación internacional sobre salud y medio ambiente, en el que participan un total de 17 países miembros de la Unión Europea, entre los que se encuentra España.

DEMOCOPHES (DEMOnstration of a study to COordinate and Perform Human biomonitoring on a European Scale) está financiado parcialmente por el programa [tooltip title=»» content=»El programa LIFE+ financia proyectos que contribuyen al desarrollo y la aplicación de la política y el Derecho en materia medioambiental. Este programa facilita considerablemente la integración de aspectos medioambientales en las demás políticas y, de manera más general, contribuye al desarrollo sostenible. El programa LIFE+ sustituye a una serie de instrumentos financieros dedicados al medio ambiente, entre ellos el programa LIFE al que sucede.» type=»centrado» ] LIFE+[/tooltip] de la Comisión Europea y, en España, el resto de la financiación es aportada por el Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Economía y Competitividad) y por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (cofinanciador).

Uno de los objetivos de DEMOCOPHES es evaluar la exposición de niños en edad escolar (6-11 años) y de sus madres, a sustancias potencialmente tóxicas que están presentes en el medio ambiente, algunas de ellas de forma natural y otras consecuencia de nuestra actividad.

A diario estamos expuestos a una gran variedad de sustancias químicas: las respiramos, las ingerimos a través de los alimentos o nos exponemos a ellas a través de nuestra piel. Muchos de éstos productos no son peligrosos, pero es importante conocer el grado de exposición a cada sustancia y cómo esa exposición afecta a nuestro organismo a corto o largo plazo.

En DEMOCOPHES se evaluará la exposición a sustancias químicas del medio ambiente mediante la llamada Biomonitorización (Monitorización Biológica Humana, HBM). La biomonitorización se define como la estimación de la exposición a sustancias químicas presentes en el medio ambiente mediante la medida directa de dichas sustancias o sus metabolitos en matrices biológicas (sangre, orina, pelo, etc.).

Mediante la biomonitorización podemos saber la cantidad de sustancias químicas (naturales o artificiales), a las que diariamente estamos expuestos y que han sido absorbidas por el organismo cuando entramos en contacto con ellas para, posteriormente, establecer asociaciones entre esas dosis y los posibles efectos sobre nuestra salud.

Además, los estudios de biomonitorización constituyen una herramienta muy útil para conocer la eficacia de las medidas políticas medioambientales adoptadas.

En nuestro estudio piloto las mediciones se realizarán en fluidos corporales o tejidos, concretamente en orina y en cabello. En las muestras de cabello mediremos mercurio, presente ampliamente en nuestra vida cotidiana, por ejemplo en los empastes de amalgama. En las muestras de orina se medirá cotinina (indicador de la exposición activa o pasiva al humo de tabaco) y cadmio y ftalatos, compuestos ampliamente presentes en nuestro entorno, como en pilas y tabaco el primero, y en plásticos el segundo.

En España en las muestras de orina analizaremos otro tipo de compuesto: el bisfenol A, presente en muchos objetos plásticos que utilizamos rutinariamente y que puede provocar numerosas alteraciones en el organismo (problemas de fertilidad, diabetes, obesidad, etc.).

¿Por qué es importante que el mismo estudio se realice simultáneamente en varios países?

La realización de un estudio europeo común permitirá que los investigadores puedan adquirir conocimientos sobre los impactos ambientales no sólo a nivel nacional, sino que podrán traspasar fronteras: los datos obtenidos en España se van a poder comparar con los datos de otros países europeos.

Para que esto sea posible, previamente a realizar las mediciones en las muestras, se han realizado diferentes ejercicios con los laboratorios que se están encargando de realizar los análisis químicos. El fin es armonizar la metodología aplicada. De esta forma nos aseguramos que las mediciones de las muestras aunque hayan sido realizadas en diferentes laboratorios, incluidas las realizadas en nuestros laboratorios, puedan ser comparadas.

El trabajo está dirigido por el equipo de trabajo de COPHES (consorcio formado por numerosos países europeos del que también forma parte España), que se ha encargado de realizar las guías y protocolos que van a ser empleados en todos los países participantes en DEMOCOPHES, entregar material preparatorio, entre el que están los cuestionarios, y está evaluando todo el proceso del estudio.

DEMOCOPHES se plantea alcanzar la armonización como uno de sus objetivos prioritarios: si logramos la armonización, abriremos la puerta a estudios futuros más complejos, que se podrán realizar de forma rutinaria y que posibilitarán la monitorización de la población europea a sustancias tóxicas conocidas, y a otras de nueva implantación.

¿Quién puede participar en DEMOCOPHES?

Pueden participar madres biológicas, adoptivas o de acogida y uno de sus hijos, de entre 6 y 11 años de edad (nacidos entre los años 2000-2005) que cumplan unos criterios mínimos que aseguren la homogeneidad de los participantes.

¿Qué conlleva participar en DEMOCOPHES?

  • Donar una muestra de pelo (un pequeño mechón) y una muestra de orina.
  • Responder a preguntas de varios cuestionarios relacionadas con hábitos de nutrición, lugar de residencia, etc.
  • Consentir en que las muestras y la información recogidas puedan ser utilizadas por los investigadores del proyecto.
  • Dar autorización para el almacenamiento de las muestras durante 10 años en un biobanco.

¿Qué riesgos tiene participar en DEMOCOPHES?

Participar en éste estudio no tiene ningún riesgo. Todos los datos serán tratados en base a la más estricta confidencialidad y de acuerdo a las leyes vigentes en materia de protección de datos en los respectivos países participantes.

Antes del inicio de la toma de muestras y datos, cada uno de los países en los que se desarrolla el estudio debe haber obtenido la aprobación de los correspondientes Comités de Ëtica de la Investigación.

DEMOCOPHES aportará una base de información útil para desarrollar políticas medioambientales y de salud y que se encuentren alineadas con el EU Action Plan on Environment and Health 2004-2010.

DEMOCOPHES España

La directora del proyecto europeo DEMOCOPHES en España es la Dra. Argelia Castaño Calvo, jefa del Área de Toxicología Ambiental del Centro Nacional de Sanidad Ambiental. Para el desarrollo del estudio se cuenta con la colaboración del Dr. Manuel Posada de la Paz, director del Instituto de Enfermedades Raras.

Ambos, el Centro Nacional de Sanidad Ambiental y el Instituto de Enfermedades Raras, pertenecen al Instituto de Salud Carlos III, que a su vez depende del Ministerio de Economía y Competitividad.

La sede del estudio está localizada en el Área de Toxicología Ambiental del Centro Nacional de Sanidad Ambiental (ISCIII), ubicado en la Crta. Majadahonda-Pozuelo km 2, 28220 Majadahonda (Madrid).

Muestreo DemocophesUno de los objetivos del proyecto es detectar posibles diferencias sobre la presencia en el ser humano de sustancias químicas ambientales en función del lugar de residencia, por lo que se ha seleccionado una zona urbana, Madrid capital, y otra zona rural como lo es Añover del Tajo (Toledo) para realizar las campañas de toma de muestras. En nuestro país la selección de los posibles participantes se ha efectuado a través de centros escolares de primaria en el caso de Madrid capital, y a través del censo de población del Ayuntamiento en el caso de Añover de Tajo.

Previamente al inicio de las campañas de muestreo,.el estudio ha recibido la aprobación del Comité de Ética de la Investigación y Bienestar animal del Instituto de Salud Carlos III.

De igual modo, debido a la participación de menores y para dar cumplimiento a la Ley de Investigaciones Biomédicas (Art. 20.2c), el estudio ha sido puesto en conocimiento del Ministerio Fiscal de Menores.

En España han sido reclutadas 138 parejas madre-hijo/a, en vez de las 120 que determina el protocolo original. En la zona rural se han tomado muestras de 74 parejas madre-hijo/a y 60 en la zona urbana.

Gracias a la excelente coordinación realizada por D. Ernesto Duque (Concejal de Salud y Medio Ambiente de Añover de Tajo), el muestreo de la zona rural pudo organizarse en 3 días (del 17 al 19 de octubre de 2012). El elevado grado de implicación y colaboración tanto de las autoridades como de la población del Añover de Tajo facilitó enormemente el desarrollo de la campaña rural.

En noviembre de 2011 se comenzaron a recoger las muestras y datos de la zona urbana, concluyéndose la misma en el mes de enero de 2012. Inicialmente se seleccionaron 2 puntos para la recogida de muestras, ubicados en 2 centros escolares de primaria (Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo y Colegio Sagrado Corazón). Debido a que la participación fue menor a lo esperado se introdujo un tercer punto de muestreo, el Colegio Lourdes. En el mes de enero de 2012 concluyó la campaña urbana.

Las muestras y datos recogidos fueron transportados hasta la sede del estudio, ubicado en el Centro Nacional de Sanidad Ambiental, donde ya se ha empezado el análisis de las muestras y el tratamiento de los datos.

Los remanentes de las muestras de orina y cabello recogidas de madres e hijos serán guardadas durante 10 años en un Biobanco. Por esta razón además de la Hoja de Información y Consentimiento Informado hemos creado un documento de Consentimiento Informado para almacenamiento de muestras en un Biobanco, siguiendo las normas que el Comité de Ética de la Investigación y de Bienestar Animal del Instituto de Salud Carlos III tiene para éstos casos.

Además se ha creado un documento adicional adaptado para que los niños puedan manifestar su voluntad de participar o no; hemos asegurado así que su colaboración no hayas supuesto una actuación forzada para ellos en ninguno de los casos.

A los voluntarios se les ha proporcionado información adicional del proyecto mediante trípticos y folletos informativos. Algunos, los hemos adaptado para que los menores puedan entender las bases y objetivos del estudio empleando un lenguaje adecuado y comprensible para ellos.

Los datos de carácter personal que nos han aportado los voluntarios  mediante el cuestionario y los resultados del análisis de las muestras en el laboratorio, están siendo incorporados a un fichero de datos propiedad del Instituto de Salud Carlos III, siguiendo y cumpliendo con la legislación vigente en lo que a protección de datos se refiere (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal).

Cada participante tiene derecho a conocer sus resultados  y a recibir información a cerca del significado de los mismos. Nos encargaremos de hacérselos llegar y responderemos cualquier cuestión o duda que nos quiera plantear.

Los resultados globales del estudio a nivel nacional y a nivel europeo se harán públicos en la sección correspondiente de ésta página web, una vez se haya finalizado el tratamiento de los mismos, se hayan establecido relaciones con la dieta, con las exposiciones y entorno medioambiental, etc.

COLABORAN

El equipo de DEMOCOPHES España, desea expresar su agradecimiento a todas aquellas instituciones que, sin ánimo de lucro, han hecho posible el desarrollo de éste proyecto

Ayuntamiento de Añover de Tajo (Toledo)

www.anoverdetajo.es (Ayuntamiento de Añover de Tajo)

Colegio Buen Consejo PP Agustinos (Madrid)

www.buenconsejo-madrid.com (Colegio Buen Consejo PP Agustinos – Madrid)

Colegio Sagrado Corazón (Madrid)

www.colegiosagradocorazon.org (Colegio Sagrado Corazón)

Colegio Lourdes

www.colegiolourdes.es (Colegio Lourdes)

 

 

DEMOCOPHES Europa

El proyecto DEMOCOPHES está siendo desarrollando, simultáneamente, por las siguientes instituciones europeas:

FPS Health, Food Chain Safety and Environment, Bruselas – Bélgica (coordinador del proyecto)

Ministry of Health represented by State General Laboratory (SGL), Nicosia – Chipre Mapa de países que participan en el proyecto

Umweltbundesamt (UBA), Berlin – Alemania

University of Copenhagen (UCPH), Copenhague – Dinamarca

Nofer Institute of Occupational Medicine (NIOM), Lodz – Polonia

Environmental Health Center (EHC), Cluj Napoca – Rumanía

Jozef Stefan Institute (JSI), Ljubljana – Eslovenia

Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Madrid – España

National Institute of Environmental Health (NIEH), Budapest – Hungria

Karolinska Institutet (KI-IMM), Estocolmo – Suecia

Health Protection Agency, Chilton, Didcot – Inglaterra, Reino Unido

Institute of Preventive Medicine, Facultad de Medicina (AIDFM / IMP), Lisboa- Portugal

National Institute of Public Health (NIPH), Praga – Republica Checa

Public Health Authority of the Slovak Republic (UVZ SR), Bratislava – Republica de Eslovaca

Centre de Recherche Public – Gabriel Lippmann (CRP-GL), Luxemburgo

Health Service Executive (HSE), Galway – Irlanda

Umweltbundesamt GmbH, Viena – Austria

Federal Office of Public Health, Berna – Suiza

Institut de Veille Sanitaire (InVS), Paris – Francia

Institute for Medical Research and Occupational Health (IMROH), Zagreb – Croacia

National Institute of Public Health Norway (NIPH-NO), Oslo – Noruega

Puede encontrar información más detallada en:

http://www.eu-hbm.info/democophes/project-partners

Biomonitorización España

¿Qué es la biomonitorización?

La biomonitorización en humanos está definida como la estimación de la exposición a sustancias químicas presentes en el medio ambiente mediante la medida directa de dichas sustancias o de sus derivados en muestras biológicas como sangre, orina, pelo, etc.

¿Por qué y para qué es útil la biomonitorización?

Los estudios de Monitorización Biológica Humana (Human Biological Biomonitoring, HBM) proporcionan una herramienta muy útil en salud pública para conocer la exposición a contaminantes ambientales de la población general. La biomonitorización permite identificar y eliminar posibles fuentes de exposición, estudiar relaciones entre contaminantes y efectos en la salud, identificar grupos de poblaciones vulnerables a determinados contaminantes y fijar prioridades en investigación sobre medioambiente y salud.

La biomonitorización es utilizada también en políticas de salud, como base para el desarrollo de leyes encaminadas a la reducción de la contaminación por productos químicos. Un ejemplo es la introducción de la gasolina sin plomo: desde su implantación se demostró una reducción importante de los niveles de plomo en sangre de la población. Teniendo en cuenta que está demostrado que la inhalación de plomo puede dañar el sistema nervioso, la reducción de los niveles ha disminuido, por tanto, el riesgo de daño al sistema nervioso.

¿Existen estudios de biomonitorización en España?

Desde 1975 se pueden encontrar estudios de investigación llevados a cabo en España en los que se determina la presencia de contaminantes en muestras humanas. Las características de estos estudios son muy diferentes en cuanto a tipo de población, tamaño muestral, matrices biológicas empleadas, etc. De algunas de las Comunidades Autónomas no existe ninguna información y, generalmente, son estudios locales que no ofrecen información que pueda aplicarse a la totalidad de la población española.

De las actividades de biomonitorización realizadas en España con anterioridad, solo 2 son representativas de la población general: la Encuesta Nutricional de Canarias y la Encuesta de Salud en Cataluña.

Hay otras actuaciones llevadas a cabo en España como proyectos de investigación o como actuaciones promovidas por autoridades locales que no han tenido continuidad en el tiempo, entre ellas están los proyectos Infancia y Medio Ambiente (INMA) y Bio-Madrid. El primero aún activo y el segundo como ejemplo del concepto de biomonitorización de la salud de ámbito local, promovido por la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM).

En la actualidad y desde el año 2007, el Centro Nacional de Sanidad Ambiental (Instituto de Salud Carlos III, ISCIII), responsable de DEMOCOPHES en España, desarrolla un estudio de biomonitorización destacable: Bioambient.es. El proyecto, realizado sobre una muestra representativa de la población trabajadora española, está financiado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y es un primer paso para el objetivo primordial de instaurar una red de biomonitorización de la población a nivel nacional. El estudio consta de un cuestionario en el que se recogen posibles exposiciones a agentes tóxicos, hábitos nutricionales, etc. y del análisis, en muestras de orina, sangre y cabello, de determinados metales (mercurio, plomo, cadmio…), cotinina, compuestos orgánicos persistentes, etc.

El Centro Nacional de Sanidad Ambiental desarrolla otro estudio de biomonitorización de ámbito local, en el que participan trabajadores voluntarios del ISCIII. El diseño del estudio es similar a Bioambient.es, aunque en esta ocasión no se han recogido muestras de sangre. Una parte de los resultados derivados del estudio han sido publicados recientemente en sciencedirect.com

Biomarcadores

¿Por qué se han seleccionado éstos contaminantes como biomarcadores en el estudio DEMOCOPHES?

COTININA

La cotinina es una sustancia producida por el cuerpo humano a partir de la nicotina. La fuente más común de exposición a la nicotina es el tabaco: tabaquismo activo o pasivo, tabaco de mascar, etc. Además la nicotina se encuentra en menor cantidad en el té, café y en verduras como las patatas ó el repollo.

Midiendo la cotinina presente en la orina, podemos conocer el grado de exposición reciente al humo de tabaco, ya sea consumo activo o por inhalación pasiva.

El fumar y el tabaco puede ser nocivo para los seres humanos. Los riesgos para la salud asociados a éste hábito son, en adultos, un mayor riesgo de cáncer, coágulos de sangre y aumento del riesgo de contraer la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC – también llamada «pulmón del fumador»). En niños la exposición pasiva al humo de tabaco provoca asmas frecuentes, alergias, neumonía, tos o dificultad respiratoria. Fumar durante el embarazo puede causar nacimiento prematuro, crecimiento insuficiente del niño en el útero e, incluso, la muerte neonatal.

MERCURIO

El mercurio es un metal que se emite a la atmósfera desde de fuentes naturales (por ejemplo, por las inundaciones, erupciones volcánicas, incendios forestales y por el desgaste de las rocas debido al paso del tiempo) y por las emisiones contaminantes de nuestra actividad diaria (por ejemplo por la producción de cemento). El mercurio se encuentra también en los termómetros utilizados hasta hace poco tiempo y en las bombillas de bajo consumo. En lagos y océanos el mercurio presente en el agua es absorbido por las algas que son a su vez la fuente de alimentación de animales de mayor tamaño (peces, etc.). Como consecuencia se produce una progresiva acumulación de mercurio a través de la cadena alimentaria. Las personas estamos expuestas al mercurio cuando comemos mariscos y pescados como el salmón y el atún.

En DEMOCOPHES vamos medir los niveles de mercurio en el pelo, lo que nos proporcionará una perspectiva de la exposición al mercurio durante los últimos meses a consecuencia, por ejemplo, del consumo de pescados y mariscos.

La exposición prolongada y en grandes cantidades a mercurio puede dañar el sistema nervioso, los riñones, los intestinos, el sistema inmunológico, la presión arterial y frecuencia cardíaca. Sin embargo es saludable comer pescado y, en condiciones normales, por su ingestión no se supera la exposición a niveles potencialmente preocupante de mercurio. No obstante, las mujeres embarazadas deben tener cuidado con la ingesta de pescados y mariscos, ya que en el feto es especialmente perjudicado por el mercurio.

CADMIO

El cadmio es un metal de color plateado que se encuentra de manera natural en la corteza terrestre. La mayoría del cadmio se emplea en la fabricación de baterías y, en menor cantidad, en pigmentos para pinturas, en revestimientos y recubrimientos. Estamos en contacto con el cadmio a través del aire, el agua y de alimentos como el pescado, el hígado y algunos vegetales. Los fumadores y los fumadores pasivos también inhalan el cadmio con el humo del tabaco.

Mediremos la cantidad de cadmio en las muestras de orina. Los niveles de cadmio en orina se emplean como biomarcador de exposición a largo plazo y reflejan la cantidad de cadmio acumulada en el organismo.

Niveles bajos de cadmio en el organismo no suponen ningún riesgo, por lo que es importante no dejar de ingerir verduras o pescados. Pero los efectos de exposición crónica a cadmio y a dosis elevadas, aumenta el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, puede provocar daños en el riñón, alterar la densidad ósea, etc. El cadmio está clasificado además como compuesto carcinogénico para el ser humano.

FTALATOS

Los ftalatos son un grupo amplio de productos químicos utilizados en la fabricación de plástico: se añaden a los plásticos para hacerlos más flexibles y duraderos. Estamos expuestos a los ftalatos a través de los alimentos y bebidas que están en contacto con envases de plástico, por la liberación de los ftalatos de los envases, y por inhalación en las habitaciones con muebles, suelos y paredes de plástico. Los niños pueden estar más expuestos a los ftalatos, debido a comportamientos típicos de su edad como el hábito de llevarse las manos y/o objetos de plástico a la boca.

Los niveles de ftalatos pueden medirse en muestras de orina o de sangre. Los ftalatos se metabolizan rápidamente en el organismo y se excretan en la orina, por lo que en muchos estudios de biomonitorización en humanos se emplea esta matriz biológica.

Desconocemos los efectos de concentraciones pequeñas de ftalatos para la salud humana. En estudios con animales se ha demostrado que la exposición continua y repetida a elevadas concentraciones está relacionada con efectos sobre las hormonas (disruptores endocrinos), partos prematuros, deficiente calidad del esperma e inducir el desarrollo de cáncer. En los seres humanos, puede existir un vínculo entre la exposición a ftalatos y el inicio de la pubertad, el asma y las alergias. Para poder establecer los efectos de la exposición a este compuesto es indispensable aumentar nuestro conocimiento a través de la investigación.

BISFENOL A

El bisfenol-A es un producto químico utilizado en la fabricación de plástico duro, encontrándose en productos como biberones, botellas de refrescos, latas de alimentos, etc. Estamos expuestos a bisfenol-A por la ingestión de alimentos que han sido envasados en latas o plásticos duros.

La orina es la matriz en la que se realizarán las mediciones de bisfenol-A.

Se sospecha que el bisfenol A puede ser un disruptor endocrino, que pueda tener un efecto negativo sobre el desarrollo del sistema nervioso y se sospecha que son cancerígenos.

 

¿Qué es DEMOCOPHES?

DEMOCOPHES es un proyecto de investigación internacional que trata sobre el medio ambiente y la salud. Se está realizando con niños en edad escolar y sus respectivas madres.

DEMOCOPHES trata de investigar cómo y cuanto estamos expuestos a sustancias químicas presentes en nuestro entorno medioambiental. Sus hallazgos podrían proporcionar nuevos conocimientos a los científicos sobre el medio ambiente y el efecto que las sustancias químicas presentes pueden tener sobre nuestra salud.

En España ya se han recogido muestras y datos de 134 parejas voluntarias madre-hijo/a: 74 de ellas proviene de una zona rural (Añover de Tajo, Toledo) y las 60 restantes han sido tomadas en una zona urbana (Madrid capital). La toma de muestras se inició en el mes de octubre de 2011 y ha finalizado el mes de enero del 2012.

En esta página podrá encontrar los resultados del estudio, que presentaremos periódicamente, y las conclusiones que se vayan obteniendo de las investigaciones, a nivel nacional y a nivel europeo.

Aquí también puede obtener información más detallada de DEMOCOPHES, sus antecedentes, sus objetivos y la forma en que este estudio aporta nuevos conocimientos sobre nuestra exposición a las sustancias presentes en el medio ambiente, lo que en el futuro puede resultar enormemente beneficioso para nuestra salud.