Sustancia Contaminante: Ftalatos

¿Qué son los ftalatos?

Los ftalatos son un amplio grupo de compuestos que incluye cientos de derivados del ácido ftálico y sus correspondientes sales.

Los derivados ésteres, generalmente son incoloros, inodoros, sin sabor y apenas volátiles.

Biovigilancia en humanos

La concentración de ftalatos suele medirse en muestras de orina o sangre. La mayor parte de los ftalatos son metabolizados rápidamente y se eliminan en la orina por lo que muchos estudios de biovigilancia en humanos emplean esta matriz biológica.

Debido al elevado número de compuestos englobados en el grupo de los ftalatos, los estudios generalmente se centran en aquellos que son más ubicuos, es decir, los que más presentes están en nuestra vida cotidiana.

La presencia de niveles detectables de ftalatos en el organismo no implica necesariamente efectos adversos en la salud.

Fuentes de ftalatos

Los ftalatos son compuestos sintéticos producidos y empleados en la industria de los plásticos, laboratorios y presentes en numerosos productos de consumo. Se utilizan para aumentar la flexibilidad, durabilidad y otras características de los plásticos y también como solventes, incorporándose como aditivos al producto final.

Posibles fuentes de exposición

Los ftalatos son prácticamente ubicuos debido a sus múltiples usos. La principal fuente de exposición en la población general son los alimentos y bebidas en contacto con envases de plástico que contienen ftalatos. En ambientes cerrados en los que hay materiales que contienen estos compuestos puede darse exposición por inhalación.

Los niños están más expuestos debido a comportamientos típicos de su edad como por ejemplo el hábito de llevarse las manos a la boca constantemente.

Toxicidad crónica

Los efectos en la salud humana provocados por la exposición a bajas concentraciones de ftalatos son aún desconocidos. Se ha relacionado la exposición continua y repetida a elevadas concentraciones de ciertos ftalatos con interferencias sobre los efectos de las hormonas observándose nacimientos prematuros, defectos en órganos reproductivos y genitales, disminución en la producción de esperma, inicio prematuro de la pubertad, así como asociaciones con factores de riesgo de padecer cáncer, asma y alergias.

Es necesario seguir investigando para poder establecer los efectos de la exposición a largo plazo a bajas concentraciones de ftalatos.

Disminución de la exposición

  • Limpieza regular para disminuir la exposición a través del polvo en ambientes cerrados.
  • Seguir las buenas prácticas de higiene en el trabajo.

Sustancia Contaminante: Mercurio

¿Qué es el mercurio?

El mercurio es un metal de color plateado, líquido a temperatura ambiente. Podemos encontrarlo en tres formas  químicas con diferentes características, aplicaciones y toxicidad: mercurio elemental (o metálico) y en compuestos orgánicos e inorgánicos.

Fuentes de mercurio

El mercurio está presente en el medio ambiente como consecuencia de incendios forestales, inundaciones u otros procesos naturales de erosión. Actividades humanas como la incineración de residuos, uso de combustibles fósiles, algunos procesos industriales o la eliminación incorrecta de productos que contienen mercurio contribuyen a aumentar sus niveles en el medio ambiente. Peces y otros organismos acuáticos pueden absorberlo y se va acumulando  en la cadena alimenticia hasta llegar a nosotros.

Toxicidad crónica

La exposición crónica a mercurio puede provocar  daños en el sistema nervioso central, riñón y estómago, además de influir en el sistema inmune, la presión sanguínea y en el ritmo cardiaco.

Se ha asociado también con temblores, cambios de personalidad (irritabilidad, aislamiento social) y disminución de la memoria a corto plazo.

En su forma química más tóxica (metilmercurio) puede atravesar la placenta y afectar por tanto al desarrollo del feto. A concentraciones elevadas, puede causar anomalías en el desarrollo neurológico.

Posibles fuentes de exposición

La principal fuente de mercurio es el consumo frecuente de pescado o marisco con alto contenido de mercurio como por ejemplo el emperador u otros pescado de gran tamaño.

Algunos tipos de empastes dentales son una fuente de mercurio. La importancia de esta fuente de exposición depende del número, composición y calidad de los empastes y de la intensidad y frecuencia con la que se mastica chicle y de la dieta.

Biovigilancia en humanos

Las matrices biológicas más empleadas en los análisis de mercurio son la sangre, orina o pelo. Los niveles de mercurio orgánico suelen determinarse en sangre mientras que en orina se analiza el mercurio inorgánico. El análisis de muestras de pelo es una excelente herramienta para estudiar la historia de exposición a mercurio debida al consumo de pescado.

Es importante entender que la presencia de mercurio en sangre, orina o pelo no implica necesariamente efectos adversos en la salud.

Disminución de la exposición 

  • Seguir las buenas prácticas de higiene en el trabajo.
  • Evitar el consumo de alimentos contaminados y consumir especies de pescado con bajo contenido de mercurio.
  • Depositar termómetros rotos, bombillas de bajo consumo y otros productos con mercurio en los puntos limpios.

Sustancia Contaminante: Cadmio

¿Qué es el cadmio?

El cadmio es un metal de color plateado presente en la corteza terrestre de manera natural combinado con otros elementos.

Fuentes de cadmio

El cadmio puede encontrarse de manera natural en pequeñas cantidades en el aire, agua y suelo (carbón o minerales).

Es muy frecuente que este elemento se extraiga como subproducto durante la obtención de zinc, plomo o cobre.

Alrededor del 83% del cadmio se emplea en la fabricación de baterías, el 8% en pigmentos para pinturas y el 7% en revestimientos y recubrimientos.

Pueden encontrarse niveles elevados de cadmio en suelos y aguas cercanas a áreas industriales o en zonas en las que se realicen vertidos de residuos peligrosos.

Posibles fuentes de exposición

La exposición ambiental a cadmio ocurre principalmente a través del consumo de tabaco. Los compuestos de cadmio son relativamente volátiles por lo que durante el consumo de tabaco pueden ser inhalados tanto por el fumador como por las personas que se encuentran alrededor.

En no fumadores, la mayor fuente de cadmio es el consumo de determinados alimentos, especialmente pescado, vísceras (riñón e hígado) y algunos vegetales. La cantidad diaria de cadmio ingerido a través de la dieta es aproximadamente 10-20 µg/día, que en el caso de los no fumadores supone más del 95% de la ingesta total diaria de cadmio.

Toxicidad crónica

Los efectos tóxicos a largo plazo del cadmio se dan principalmente en el riñón, donde se acumula. La exposición crónica a cadmio también tiene efectos sobre la densidad ósea y el sistema cardiovascular.

El cadmio no atraviesa fácilmente la placenta  y sus efectos sobre el cerebro son muy limitados.

El cadmio y sus compuestos están clasificados como carcinogénicos para humanos.

Biovigilancia en humanos

Las concentraciones de cadmio suelen determinarse en orina y sangre.

Los niveles de cadmio en orina se emplean como biomarcador de exposición a largo plazo y refleja la cantidad de cadmio acumulado en el organismo. La medida de este elemento en sangre da información sobre la exposición reciente, aproximadamente la exposición en los últimos 100 días.

La presencia de niveles detectables de cadmio en el organismo no implica necesariamente efectos adversos en la salud.

Disminución de la exposición

  • Evitar el consumo de tabaco y la exposición pasiva al humo de tabaco.
  • Seguir las buenas prácticas de higiene en el trabajo.
  • Evitar consumir alimentos cultivados en áreas de vertidos de residuos peligrosos.
  • Depositar las baterías y otros productos con cadmio en los puntos limpios.

Sustancia Contaminante: Cotinina

¿Qué es la cotinina?

La cotinina es el resultado de la transformación de la nicotina que absorbemos al fumar o por inhalación del humo del tabaco. Es un excelente biomarcador para estudiar la exposición al humo del tabaco.

Biovigilancia en humanos

La exposición al humo de tabaco puede valorarse midiendo los niveles de cotinina en orina o sangre. La cotinina presenta un tiempo de vida media de aproximadamente 20 horas y puede detectarse incluso varios días después de la exposición al humo de tabaco. Los niveles de cotinina en sangre dan información del grado de exposición al humo de tabaco, incluso cuando dicha exposición es pasiva (no fumadores que inhalan humo de tabaco).

Tener niveles de cotinina detectables en sangre u orina no implican necesariamente efectos adversos en la salud.

Fuentes de cotinina

La cotinina es un producto de la metabolización de la nicotina. La nicotina se encuentra en cigarrillos, tabaco de mascar y en pequeñas cantidades en vegetales como la patata, el repollo, té o café.

Posibles fuentes de exposición

La nicotina presente en el tabaco es inhalada directamente por los fumadores por lo que estos están más expuestos que el resto de la población.

La exposición a nicotina a través de la dieta es mínima.

Toxicidad crónica

La exposición crónica al humo de tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer, asma y enfermedades coronarias en fumadores. Este riesgo también existe en el caso de  fumadores pasivos y niños aunque en menor grado.

Los niños son especialmente vulnerables y pueden sufrir diferentes enfermedades respiratorias, por ejemplo, tos crónica, enfermedad pulmonar aguda, flemas, falta de aliento, asma, bronquitis, neumonía o infecciones en el oído medio.

Además, el consumo de tabaco y la exposición pasiva aumentan el riesgo de muerte súbita en niños, provocan disminución del peso de recién nacidos y partos prematuros.

Disminución de la exposición

  • Evitar el consumo de tabaco.
  •  Evitar, en la medida de lo posible, la exposición pasiva al humo de tabaco.